El mayor sistema de antivertido de Europa está en Extremadura

Cuando el Consejo de Ministros aprobó, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica, el Real Decreto 244/2019, del 5 de abril, por el que se regulan las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo en España,  se instauró una nueva definición de las modalidades de autoconsumo, reduciéndolas a solo dos: autoconsumo con o sin excedentes», según si las instalaciones pueden o no realizar vertidos de energía a las redes de distribución y transporte. Además, para las instalaciones en modalidad «sin excedentes», el RD las eximió de la necesidad de obtener un permiso de acceso y conexión, lo que simplifica los trámites y acorta los plazos de ejecución normalmente.

Para que una instalación de autoconsumo se pueda acoger a esta modalidad, es necesario que se disponga de un mecanismo antivertido que impida la inyección de energía excedentaria a la red de transporte o de distribución. De ahí que también se conozca a estos sistemas como «inyección-cero». Estos dispositivos funcionan a nivel de los inversores, reduciendo su potencia de salida de manera sincronizada con el consumo del cliente, para evitar que se genere más energía de la que se puede consumir.

A nivel doméstico e incluso en muchas empresas y pequeñas industrias, estos dispositivos no tienen sentido dado que el RD establece también un mecanismo de compensación de excedentes para instalaciones con potencia inferior a los 100kWp. Sin embargo, en instalaciones de autoconsumo de potencias superiores, la instalación de estos dispositivos dependen de 2 factores principalmente:

  • Grado de aprovechamiento de la energía generada (% de autoconsumo): En aquellos clientes donde el consumo del cliente es tan elevado y constante que es capaz de absorber todo (o casi toda) la energía que produce la instalación fotovoltaica, es recomendable instalar un sistema de antivertido para asegurar la instalación frente a la red. Además de acortar los plazos es más económico.
  • Complejidad para el aprovechamiento de la energía excedentaria: En casos donde la energía excedentaria sea significativa y pueda generar algún rendimiento económico, se deberá contratar a un agente representante que se encargue de gestionar esa energía en el mercado. Esto añade unas cargas adicionales de burocracia y además, se aleja del area de negocio de los clientes de autoconsumo. Es recomendable en aquellas instalaciones con consumos muy estacionales, por ejemplo, en el entorno agrícola, donde las plantas fotovoltaicas producen mucha más energía de la que necesitan los clientes fuera de la campaña de riego.

La complejidad de estos sistemas radica en la sincronización entre consumo y generación, de forma que se asegure que no se «escapa» energía a la red de distribución o transporte dado que podría poner en peligro la integridad de las mismas o de las personas que trabajan en su mantenimiento. Esa sincronización básicamente depende de un analizador de redes instalado en el Punto Frontera, de tal forma que si detecta vertido a la Red de Distribución, un elemento de control intermedio manda reducir la potencia al inversor hasta el punto que no hay vertido. Es decir, la instalación fotovoltaica sigue generando energía, pero exactamente la que se consume en ese punto de consumo.

Actualmente están muy extendidos estos dispositivos, y los distintos fabricantes de inversores fotovoltaicos ya tienen homologados gran variedad en función de número de fases, tensión y corrientes. Sin embargo, el RD 244/2019 en su Anexo I estable unos requerimientos técnicos estrictos para los Dispositivos Antivertido que afectan a la instalación completa y entre los que destaca su tiempo de reacción máximo, de 2 segundos.

POWEN ha sido pionera y ha realizado recientemente la mayor instalación de autoconsumo fotovoltaico sin excedentes de España. Una instalación de 8MWp sobre cubierta industrial en Badajoz que consta de casi 22.000 módulos monocristalinos tecnología PERC de 370Wp, y 44 inversores de 185kW conectados a 3 transformadores de 800/15.000V. Estos transformadores de generación se encuentran conectados en anillo junto a otros que son exclusivamente de consumo, y todos ellos conectados a una subestación de 15/66kV, que es el Punto Frontera con la Red de Distribución y donde hay que colocar el Dispositivo Antivertido.

Junto con nuestros partners, WATTKRAFT y SUMSOL diseñamos e instalamos un equipo de control y regulación (MASTER CPU) que midiendo en la subestación, transmite a través de fibra óptica los comandos a las 3 CPUs, que a su vez actúan sobre los inversores conectados a cada transformador. La velocidad de la transmisión es fundamental, ya que el tiempo de respuesta y adaptación de potencia de los inversores debe ser inferior a 2 segundos desde que se detecta el vertido. Se optó por la fibra óptica por la mayor inmunidad al ruido en entornos industriales, y por la gran distancia que había entre equipos.

Para la legalización de la planta, se realizaron todas las pruebas con éxito y se emitió un informe realizado por el CERE, laboratorio de ensayos acreditado según UNE-EN ISO/IEC 17025, tal y como exige el RD 244/2019 para superar la Evaluación de Conformidad.

Esta instalación lleva varios meses funcionando a pleno rendimiento sin incidencias, lo cual demuestra la robustez de la solución adoptada, así como nuestro compromiso en POWEN por ejecutar al máximo nivel instalaciones fotovoltaicas para consumidores industriales.

Posts Recomendados