Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Tecnología

   |   

30 marzo 2022

Baterías para placas solares: Funcionamiento, tipos y precio

POWEN
POWEN
Tiempo estimado de lectura: 5 minutos
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
baterías para placas solares

Las baterías para placas solares son el elemento que permite almacenar la energía que se genera gracias a las placas solares durante las horas de sol. Gracias a ellas se consigue la independencia energética de la red ya que nos permiten usar nuestra energía incluso cuando no es posible producirla, como por ejemplo en días nublados o durante las noches. Es la mejor forma de aprovechar al máximo la energía solar captada. 

Las baterías para placas solares ofrecen diversos beneficios, como por ejemplo disponer de la energía que se ha generado cuando la necesitemos (por la noche o días nublados), que no emiten casi contaminación al medio ambiente, y una vida útil larga, que puede superar los 15 años y donde por debajo del 80% sigue funcionando y garantizando el almacenamiento energético.  

La decisión de incorporar baterías en una instalación va a incrementar el precio de la misma en un porcentaje que será mayor cuanto más grande sea el proyecto, pero permitirá un ahorro en la cada día más elevada factura de la luz, por lo que los plazos de amortización se acortan. 

Descubre el funcionamiento, los tipos de baterías y el coste de las mismas en las siguientes líneas.  

¿Cómo funciona una batería para placas solares? 

Las baterías permiten sacar el máximo partido a una instalación solar ya que ofrecen la posibilidad de almacenar la energía que se genera y no es utilizada en ese mismo momento, para un consumo posterior. Se trata de unos acumuladores de energía que permiten contar con una fuente de electricidad para los momentos en los que no haya luz.  

Una batería solar está compuesta por una o varias celdas electroquímicas mediante las cuales se convierte la energía química almacenada en electricidad. Estas celdas tienen un electrodo positivo y otro negativo. Dentro la batería los electrolitos permiten el movimiento de los iones entre los dos electrodos para así facilitar la salida de la energía fuera de la batería. Algunos modelos de batería requieren un mantenimiento específico que es necesario para alargar la vida útil y el buen funcionamiento de las mismas. 

La capacidad de acumular energía y generar corriente eléctrica viene determinada por la velocidad de carga/descarga del acumulador y por la profundidad de carga de la batería. Cuánto más rápida y más profunda sea la carga de la batería, menor será en teoría, la vida útil de un acumulador. Los fabricantes recomiendan que las baterías no se descarguen más de un 50%. 

Tipos de baterías para placas solares 

En función de los materiales con los que se fabricaron existen distintos tipos de baterías para el almacenamiento de la energía solar en función de su tecnología de fabricación.  

Baterías Monobloque 

El modelo más habitual, recomendable y económico para utilizar en instalaciones solares de baja y media potencia son las baterías monobloque de plomo ácido abierto. Estas baterías están indicadas para el uso de aparatos eléctricos simples y sin motor (luces, microondas, televisión…). Se trata de baterías de alto rendimiento para instalaciones solares de autoconsumo. Muy extendidas en caravanas, furgonetas “camperizadas” y pequeñas casas o casetas de almacenaje o herramientas. 

Este tipo de baterías pueden tener 3 o 6 celdas internas de 2V cada una, conectadas entre sí formando un bloque único de 6V y de 12V, respectivamente. Las celdas de estas baterías monobloque están fabricadas con plomo y electrolito. Respecto a las capacidades de estas baterías, hay que señalar que hay todo tipo de opciones: desde <100Ah hasta los 800Ah. 

Otros modelos de baterías monobloque son las baterías AGM y baterías de gel, en las que el electrolito está gelificado, con lo que consiguen más rendimiento, pudiendo emplease en situaciones más complejas o que requieran mayor potencia. Estas baterías se pueden emplear en instalaciones solares con aparatos tecnológicos con motor, del tipo de lavadoras o propulsores de agua. Estas baterías monobloque pueden soportar altos picos de arranque, que es lo que requieren muchos de los electrodomésticos habituales.  

En función de la necesidad podrían servir para abastecer una pequeña vivienda sin mucho aparato eléctrico. Su gran ventaja frente a las de plomo ácido abierto es que cuentan con una mayor duración. Aunque las características de estas baterías se ven alteradas por el uso que se haga y la intensidad de la descarga, los ciclos de vida de las baterías monobloque se pueden resumir así: 

  • Baterías monobloque de gel > +1100 ciclos de carga 
  • Baterías monobloque AGM > +500 ciclos de carga 
  • Baterías monobloque plomo ácido abierto > +350 ciclos de carga 

Baterías estacionarias 

Las baterías estacionarias son muy populares para las instalaciones fotovoltaicas de medio y alto consumo, ofrecen una vida útil cercana a los 20 años, gracias a que la placa de plomo que llevan en su interior es tubular y lleva más plomo que las de baterías de monobloque, que tiene la placa plana. La principal virtud de estas baterías es que ofrecen una gran resistencia para ciclos continuos de carga-descarga. 

Al igual que las baterías monobloque existen diferentes tipos de baterías estacionarias en función de las capacidades de almacenaje y la durabilidad, siendo las de plomo ácido abierto y las de gel las más accesibles. Las baterías estacionarias de gel tienen menos mantenimiento que las de plomo ácido abierto, y ambas son recomendables para su uso en viviendas, fincas o instalaciones de uso diario, donde previamente se conozcan los consumos que se van a realizar.  

Baterías de litio 

Las baterías de litio son la apuesta de futuro y poco a poco su presencia es más habitual en las instalaciones ya que ofrecen una alta durabilidad y necesitan poco mantenimiento. Son las más rentables a largo plazo debido a su mayor profundidad de carga y descarga (cercana al 90% de su capacidad). Entre las características también destacan sus dimensiones, más reducidas. El inconveniente, además de que tienen un precio más elevado, es que para una punta de arranque elevada se necesita la instalación de varias baterías ya que no soportan bien esa carga puntual de algunos aparatos.  

A diferencia de las baterías convencionales, este tipo de baterías ofrece una gestión inteligente integrada y duran 6500 ciclos de carga. 

Las baterías de litio se pueden clasificar en función de su voltaje. De esta forma, diferenciamos entre baterías de Bajo Voltaje (LV) y de Alto Voltaje (HV). 

Las baterías de Alto Voltaje (HV) garantizan una mayor eficiencia, aunque la elección de uno u otro tipo va a depender sobre todo del equipo inversor que elijamos. Si se trata de un inversor híbrido con opción de backup, necesitaremos una batería HV. Para el resto de inversores compatibles con baterías, la mejor opción es la batería de litio LV. Las baterías HV cuentan con un mayor rango de tensión y conexión trifásica. 

Precio de las baterías para placas solares 

Ya hemos visto las principales diferencias entre los distintos tipos de baterías, lo que evidencia unas características y funcionalidades de lo más variadas en función de lo que necesite cada instalación. Además del material, la capacidad y la vida útil hay un factor que es el referido al tiempo de amortización que debe ser tenido en cuenta a la hora de hacer cálculos. Un escenario de subida exponencial del precio de la electricidad puede cambiar completamente la percepción del coste de inversión de una instalación.  

A modo orientativo podemos decir que las baterías monobloque son las más económicas, mientras que las baterías de litio pueden llegar a costar el doble, en términos absolutos. En un lugar intermedio se sitúan las baterías estacionarias. No obstante existen diversas ayudas y subvenciones para la instalación de baterías. Para obtener las ayudas estatales procedentes de los fondos europeos Next Generation es necesario que las baterías sean de litio y que éstas ofrezcan una garantía de al menos 5 años, en el caso de las baterías que ofrece POWEN su garantía es de 10 años. Para conocer el ahorro y el presupuesto que mejor se ajuste a tus necesidades contacta con POWEN.  

POWEN te hará el asesoramiento ideal y personal que tu instalación necesita. El equipo de profesionales de POWEN cuenta con la experiencia necesaria para indicarte los sistemas idóneos según las características de tu vivienda.

¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.