Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Tecnología

   |   

20 octubre 2021
Instalaciones fotovoltaicas en campos de golf
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
instalación fotovoltaica en un campo de golf

En la actualidad, el ahorro energético se ha convertido en una prioridad en materia de sostenibilidad para los campos de golf de nuestro país, tanto para ellos como para las instituciones públicas. De hecho, muchas comunidades autónomas ofrecen subvenciones y ayudas para colaborar en la aceleración de la implementación de medidas de eficiencia energética. Pero este ahorro no es solo energético, sino que también supone una considerable reducción en las facturas del campo de golf, consiguiendo que de esta forma mejore su competitividad.

En el año 2019, justo el previo a la pandemia, la industria del golf generó 12.769 millones de euros anuales en nuestro país. Un sector en auge con un crecimiento muy fuerte y que ha decidido apostar fuerte por un autoconsumo sostenible. Cada campo de golf que realice una instalación fotovoltaica de autoconsumo podrá llegar a conseguir, de media, un ahorro equivalente al consumo anual de diez hogares (36.000 kWh aproximadamente). Además, cada instalación evitaría la emisión anual de nueve toneladas de CO2 a la atmósfera.

La energía eléctrica que se genera en un campo de golf gracias a una instalación fotovoltaica, suele ser directamente entregada a la red eléctrica interior, para distribuirse posteriormente hacia los centros de consumo que demanden dicha energía. En los campos de golf estos centros de consumo son principalmente equipos de bombeo del riego y servicios propios del club social, del campo de prácticas y del centro de tecnificación. De esta forma se dimensiona la instalación para evitar la presencia de energía excedentaria, optimizando el ratio inversión/retornos de la misma.

El hecho de invertir en la mejora del impacto ambiental de los campos de golf supone también una notable mejora la cuenta de resultados. Incrementar la eficiencia energética de los campos de golf no es únicamente un reto enfocado a obtener un mayor ahorro y reducción del gasto, sino que también es una apuesta de futuro por la sostenibilidad y el aprovechamiento de los recursos.

Pasos necesarios para reducir los costes energéticos de un campo de golf

Para reducir los costes energéticos de un campo de golf podemos llevar a cabo una serie de acciones básicas:

  • Ahorro de agua. El riego de un campo de golf supone entre el 50 y el 70% de su gasto energético. Por este motivo, uno de los principales aspectos que se debe abordar a la hora de reducir el consumo energético de este tipo de instalaciones, es gestionar de modo adecuado y eficiente el uso del agua.

    La actuación en la eficiencia de los motores y sistemas de impulsión del agua, los sistemas de filtración y los sistemas de riego, que pueden llegar a funcionar gracias a la energía producida por una instalación fotovoltaica, podrá llegar a suponer un ahorro energético anual superior al 50%
  • Mejora en las instalaciones y equipos. Existe otro tipo de actividades que también consumen una importante cantidad de energía. Es el caso por ejemplo de tareas como la siega, los tratamientos fitosanitarios, la limpieza y otros mantenimientos. Es por lo tanto necesario llevar a cabo un estudio y valoración de la eficiencia energética de los equipos e instalaciones que se utilizan en estas tareas, para de esta forma recabar la información que nos permita mejorar el rendimiento mediante la sustitución o incorporación de nuevos equipos y así lograr un ahorro de energía.
  • Gestionar correctamente las tarifas eléctricas. La optimización de la tarifa eléctrica contratada es un factor clave en el ahorro. Para ello es fundamental realizar un estudio previo de la factura, analizando el mercado y los patrones de consumo del campo de golf. De esta forma podremos comprobar lo rentable que puede llegar a ser la ubicación de una instalación fotovoltaica en el campo de golf.
  • Contar con el asesoramiento de expertos en energía solar. Si nos ponemos en las manos de expertos en ahorro energético e instalación de placas solares podremos comenzar un proceso de renovación y mejora de la eficiencia energética de un campo de golf. Ellos realizarán las siguientes tareas:

    • Realizar un estudio a fondo de las instalaciones para detectar sus necesidades específicas.
    • Elaborar una propuesta con las mejores opciones en instalaciones fotovoltaicas y que mejor se adapten a las necesidades del campo de golf para que la inversión sea rentable.
    • Informar sobre las ayudas y subvenciones que se pueden obtener para llevar a cabo el proyecto de eficiencia energética y gestionar los trámites para beneficiarse de ellas.
    • Asesorar para que todo el proceso de mejora de la eficiencia energética cumpla con la ley y la normativa vigente.

Beneficios de instalar placas solares en un campo de golf

Como ya hemos podido comprobar, los beneficios de instalar placas solares en un campo de golf son múltiples. Veamos a continuación algunos de los más importantes:

  • Ahorro energético de entre un 40 y un 60%, dependiendo de la ubicación geográfica, del clima y de la calidad de los paneles.
  • Ahorro económico. Al disminuir los gastos de electricidad, el campo de golf puede mejorar su competitividad y realizar inversiones en otros proyectos o reducir los precios. 
  • Flexibilidad. Una instalación fotovoltaica se puede adaptar por completo al tamaño del campo de golf y de sus necesidades, tanto si está conectada a la red eléctrica como si funciona de manera aislada.
  • Facilidad de instalación. Para llevar a cabo una instalación fotovoltaica tan solo se necesitan unos pocos días. Además la mayor parte de los trabajos se realizan en la cubierta o tejados del establecimiento pre-existentes, lo que facilita que se pueda continuar con la actividad habitual durante la instalación y que no sea necesario hipotecar nuevos espacios. La instalación se ubicará en espacios sin uso y sin valor para su uso actual o para futuros desarrollos.
  • Escalabilidad. Las instalaciones fotovoltaicas son escalables, lo que significa que podemos comenzar por una instalación inicial más pequeña y que ésta vaya creciendo en función de las necesidades energéticas del campo de golf.
  • Rápida amortización. Las instalaciones fotovoltaicas se amortizan entre 3 y 7 años dependiendo del tipo y tamaño de la instalación, así como de la calidad de la tecnología empleada y las horas de luz de la ubicación.
  • Garantía a largo plazo. La mayor parte de los componentes de la instalación ofrecen garantías de 25-30 años, coincidiendo con la vida útil de la instalación.
  • Mantenimiento. El mantenimiento de las instalaciones fotovoltaicas es mínimo, tan solo es necesario una vez al año comprobar que todo funciona correctamente.
  • Ventajas fiscales y subvenciones para la instalación de energías renovables en campos de golf. Existen ayudas y subvenciones que las Comunidades Autónomas ponen a su disposición para promover las energías renovables. De esta forma, la inversión inicial necesaria para la instalación puede llegar a verse muy reducida.
  • Compensación de excedentes. La compañía eléctrica compensará al campo de golf por la energía fotovoltaica producida que no haya consumido y que vierta a la red.

Sostenibilidad y cuidado del medio ambiente. La energía procedente del sol es 100% renovable y su uso no implica la quema de combustibles fósiles ni la generación de emisiones de ningún otro tipo.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.