Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Tecnología

   |   

19 julio 2021
Instalaciones fotovoltaicas en fábricas
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
instalaciones fotovoltaicas en fábricas

La energía fotovoltaica aplicada a la industria no afecta a los procesos de producción ni crea ningún tipo de incompatibilidad sea cual sea el sector de actividad industrial. El éxito de este tipo de instalaciones en las industrias y fábricas se basa en que éstas desarrollan la mayor parte de su actividad durante las horas del día. Y es durante estas horas cuando se produce una mayor demanda de energía, la cual coincide en el tiempo con la mayor producción solar de los paneles de la instalación fotovoltaica.

De este modo, una instalación fotovoltaica en una fábrica maximiza su rendimiento. Durante las horas de luz, la energía que producen las placas solares cubre casi por completo el mayor nivel de consumo que se produce también durante ese tiempo. No obstante, no hay que olvidar que la posibilidad de contar con producción solar durante todas las horas del día está determinada por la orientación e inclinación de las placas solares, factor que habrá que tener muy en cuenta antes de llevar a cabo la instalación.

Las fábricas suelen estar ubicadas en naves o grandes espacios que proporcionan una importante extensión para poder colocar los paneles solares en sus tejados. El autoconsumo de una fábrica mediante energía solar puede conseguir un ahorro de hasta un 50% en la factura de la luz. Algunos cálculos establecen que la instalación se amortiza entre los 3 y los 7 años y los paneles solares seguirán produciendo energía durante los 25 años de vida útil.

Fábricas sin emisiones de CO2

Existe un creciente interés por parte de la industria por evolucionar hacia un modelo energético más eficiente y sostenible que se aleje de la contaminación ambiental. Por este motivo son cada vez más las fábricas e industrias que se decantan por reducir su huella de carbono introduciendo para ello la energía solar en su producción. Gracias a ésta se evita que toneladas de CO2 se emitan anualmente a la atmósfera, garantizando al mismo tiempo la continuidad de la actividad industrial.

Hay que destacar, que al cambiar el tipo de suministro energético no será necesario modificar la rutina de actividad de la fábrica ni necesitar un espacio extra de ninguna clase. Tan solo habrá que convertir la cubierta de la nave industrial, que habitualmente no se utiliza para nada, en todo un centro de producción eléctrica.

El horario de actividad en la industria, clave de ahorro

La energía procedente del autoconsumo fotovoltaico industrial es muy efectiva ya que reduce los costes energéticos de cualquier industria. El horario de la actividad industrial es un factor clave a la hora de calcular la rentabilidad que puede generar la energía fotovoltaica en este sector.

La mayoría de las fábricas desarrollan gran parte de su actividad durante las horas del día, es decir, la mayor carga de trabajo y por consiguiente la mayor demanda de energía, coincide con la mayor producción solar de los paneles. Gracias a este tipo de demanda energética concentrada durante las horas de sol, el consumo de electricidad de la fábrica puede ser cubierto por los paneles solares con un rendimiento óptimo. Esto se traduce en un mayor ahorro para la empresa y a su vez en una mayor competitividad y mejores precios.

Pero la energía fotovoltaica también ofrece ahorro durante las horas en las que no hay luz gracias a los sistemas de almacenaje de carga, mediante los cuales si no se usa toda la energía fotovoltaica durante el día, permiten cargar el sistema de baterías para que éstas den servicio en las horas sin luz.

Además, la rentabilidad potencial de la energía fotovoltaica en la industria no solo se refiere a la no utilización de electricidad de la red para los procesos industriales, sino que también existen otros beneficios como ventajas fiscales que acompañan a la utilización de energías renovables en industria, la independencia ante los cambios de precios del kilovatio de las empresas eléctricas o la posibilidad de recibir una compensación por los excedentes de producción de energía que no se use.

Beneficios de instalar placas solares en una fábrica

Como hemos visto, los beneficios de instalar placas solares en una fábrica son muchos y variados. Veamos a continuación algunos de los más importantes:

  • Flexibilidad. Una instalación fotovoltaica se puede adaptar por completo al tamaño de la industria, tanto si está conectada a la red eléctrica como si funciona de manera aislada.
  • Facilidad de instalación. Para llevar a cabo una instalación fotovoltaica tan solo hacen falta unos pocos días. Además la mayor parte de los trabajos se realizan en la cubierta o tejados de la nave industrial, lo que facilita que se pueda continuar con el proceso de producción durante la instalación.
  • Escalabilidad. Las instalaciones fotovoltaicas son escalables, lo que significa que podemos comenzar por una instalación inicial y que ésta vaya creciendo poco a poco en función de las necesidades energéticas de nuestra industria.
  • Rápida amortización. Las instalaciones fotovoltaicas se amortizan entre 3 y 7 años dependiendo del tipo y tamaño de la instalación, así como de la calidad de la tecnología empleada y las horas de luz de la ubicación.
  • Garantía a largo plazo. La mayor parte de los componentes de la instalación ofrecen garantías que alcanzan hasta los 25 años.
  • Mantenimiento. El mantenimiento de las instalaciones fotovoltaicas industriales es mínimo, tan solo es necesario uno al año para comprobar que todo funciona correctamente.
  • Ventajas fiscales y subvenciones para la instalación de energías renovables en industrias. A través de bonificaciones en el IBI e ICIO (Impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras).
  • Compensación de excedentes. La compañía eléctrica compensará a la fábrica por la energía fotovoltaica producida que no haya consumido y que vierta a la red. A nivel industrial existen dos modalidades de autoconsumo con excedentes:
    • Instalaciones inferiores a 100kW: Con esta modalidad se puede solicitar a la comercializadora eléctrica que compense en el consumo de la factura de la luz los vatios de energía sobrante que se viertan a la red.
    • Instalaciones mayores de 100kW: En esta modalidad se pueden vender directamente los excedentes de la energía fotovoltaica producida en función de las tarifas establecidas.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.