Una piscina, el lugar ideal para una instalación fotovoltaica

01

Electricidad para la depuradora

Las placas solares transforman la energía del sol en electricidad y la envían directamente a la depuradora de la piscina, cuya bomba puede trabajar durante las horas del día, por lo que la electricidad que se produzca es suficiente para su funcionamiento. En verano la media sería de unas 4 ó 6 horas diarias como mínimo.

aumento de la eficiencia energética de piscinas con placas solares

02

Climatización

Los paneles solares para una piscina ayudan a calentarla en las épocas del año en las que el calor natural no logra hacerlo. No habrá que limitar la temporada de baño a los meses de verano o las horas del día más calurosas ya que podremos aumentar la temperatura del agua casi 8 grados.

instalaciones fotovoltaicas para piscinas deportivas

03

Fácil mantenimiento

Los paneles solares para piscinas duran más de 30 años con un sencillo mantenimiento que consiste en limpiar la superficie, renovar el glicol y revisar las uniones.

mantenimiento de las placas fotovoltaicas

04

Disponibilidad energética

La energía solar puede ser aprovechada en cualquier lugar, llegando a lugares remotos y viviendas aisladas donde otros combustibles como el gas, gasóleo o incluso la electricidad tienen difícil llegar.

Ahorro y amortización de los paneles solares en piscinas

La instalación efectuada se amortizará en poco tiempo, ya que con lo ahorrado en consumo pagaremos el coste de la instalación de placas solares térmicas en un plazo máximo de 6 años.

El ahorro energético representa un 50% aproximadamente en comparación de si calentáramos el agua de la piscina mediante la red eléctrica.

Ayudas y bonificaciones

Existe un importante paquete de ayudas otorgadas desde Europa para la instalación de placas solares para fomentar el autoconsumo en piscinas y que son gestionadas por cada Comunidad Autónoma. Hay tres categorías de ayudas: al autoconsumo, para baterías y para climatización renovable. Dentro de estas encontramos seis programas que determinan quién puede solicitarlas y cuáles son las cuantías destinadas a cada una de ellas. El cuarto y el quinto programa son los que afectan directamente a la energía fotovoltaica en el sector residencial:

  • Autoconsumo y almacenamiento en el sector residencial, el sector público y el tercer sector, donde se destinan 215 millones, 15 millones de los cuales serán para almacenamiento, es decir baterías.
  • Incorporación de almacenamiento en autoconsumos del sector residencial, sector público y tercer sector, con 5 millones presupuestados.

 

Estas ayudas son limitadas por lo que se otorgan por orden de presentación hasta que se agoten y consisten en:

  • Con una potencia pico menor de 10kWp, los importes son de 600€ por cada kWp de la instalación y 490€ por kWh en la batería. 
  • En el caso de las instalaciones más grandes de 10kWp, las ayudas oscilan entre 450€ y 300€ por kWp instalado.
  • En los municipios de menos de 20.000 habitantes en suelo no urbano y 5.000 en suelo urbano, a las sumas mencionadas se le tienen que sumar ayudas adicionales de 55€/kWp en la instalación y 15€/kWh en la batería.

Si cumples los requisitos, solicita las ayudas en plazo

Las ayudas pueden ser solicitadas desde el 16 de noviembre de 2021 hasta el 31 de diciembre de 2023.

Requisitos más importantes de estas ayudas:

  • Poder medir la producción y el consumo. 
  • La producción del sistema podrá superar, como máximo, un 25% el consumo anual. 
  • La factura de instalación debe tener fecha posterior al 30 de junio de 2021.
  • En el caso de las baterías, como máximo, podrán tener el doble de capacidad la potencia del inversor solar.

 

A estas ayudas habría que sumarle los incentivos y beneficios fiscales que muchas administraciones públicas: ayuntamientos, diputaciones o comunidades autónomas ofrecen para instalar placas solares en piscinas.

Estas ayudas y bonificaciones pueden variar según comunidad autónoma.

Financiación

Al instalar placas solares se puede obtener un precio pactado y fijo de la energía a largo plazo muy competitivo frente a la volatilidad de precios del sistema eléctrico.

A su vez, se obtiene un importante descuento inmediato en la factura de la luz desde el mismo día en que la instalación está operativa.

Otros factores a tener en cuenta

Antes de instalar paneles solares en una piscina conviene que tengamos en cuenta unas consideraciones importantes:

  • Dimensión de la instalación. A la hora de escoger una placa solar para calentar el agua de la piscina hay que tener en cuenta la capacidad de ésta, ya que el tamaño o número de placas que necesitemos va a depender de los metros cúbicos y de las dimensiones de la piscina. 
  • Ubicación de los paneles solares. Los paneles solares para piscinas suelen colocarse en el suelo en un lugar alejado de las zonas de paso, aunque se puede optar por colocarlos en algún tejado o zona alta que se oriente hacia el sol el máximo de horas posible. Es importante que estén situados a menos de 8 metros de la piscina para asegurar unos resultados óptimos.
  • Orientación de los paneles solares. Hay que tener en cuenta que las placas deben estar en un lugar donde les dé el sol, con una orientación preferentemente sur y con una inclinación adecuada.

Normativas

Según establece el Real Decreto 244/2019, de 5 de abril, que es la norma que regula las condiciones administrativas, técnicas y económicas del autoconsumo de energía eléctrica serán consideradas instalaciones de producción, aquellas que cuenten con una potencia inferior a 100KW.

Revisado el 3 de mayo de 2022

Las piscinas que cuenten con una instalación fotovoltaica para autoconsumo y generen excedentes, podrán revertir la energía sobrante en la red eléctrica y se compensa el montante en el recibo de la luz al precio establecido. 

Casos de éxito

Referencias

Consulta todos los detalles sobre las ayudas y subvenciones expuestas en esta página.

Algunas respuestas

TENGO MÁS DUDAS

Las placas solares se suelen instalar en el tejado o en una zona de jardín que no necesitemos. Las tuberías se llevan desde las placas hasta el cuarto donde se ubica el sistema de la piscina. Aquí se instalarán las bombas circuladoras, el intercambiador de placas y la centralita de control (tomará las decisiones de cuándo poner en marcha las bombas circuladoras en función de la temperatura de las placas solares para piscinas y del agua de la propia piscina).

Sí, la inversión inicial se rentabiliza ya que el precio de estas placas solares es inferior respecto a las convencionales. Además, el calentador solar de la piscina no consume energía.

El mantenimiento de un sistema fotovoltaico es mínimo e incluso el propietario puede realizar mantenimiento preventivo mediante una sencilla observación. Es recomendable que regularmente se observe que el inversor esté funcionando correctamente según las indicaciones del fabricante, que en las placas no se vean fisuras y que el diferencial se ponga a prueba. En caso de observar anomalías es conveniente ponerse en contacto con un técnico cualificado y no manipular el sistema sin aprobación previa del instalador.