Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Ahorro

   |   

20 julio 2021
Medidas de ahorro energético
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
medidas de ahorro energético

Los beneficios de reducir el consumo energético son múltiples, y no solo para el bolsillo del consumidor, sino también para la sostenibilidad del medio ambiente realizando lo que se conoce como consumo responsable, definiendo medidas de ahorro energético.

Al reducir el consumo de energía conseguimos al mismo tiempo reducir el coste de producción de ésta, contaminando menos y ayudando en consecuencia a mejorar nuestra salud. En el caso de las energías renovables reducimos el gasto de recursos naturales y por lo tanto disminuye el deterioro del planeta relacionado con la explotación de sus recursos, a la vez que hay una menor emisión de gases de efecto invernadero.

Al reducir el consumo energético de un país aumenta su competitividad, ya que tendrá que importar menos energía desde el exterior, lo que le hará ser más independiente a nivel energético. Como podemos comprobar, el ahorro energético ofrece múltiples ventajas, es cuestión de saber cómo llevarlo a cabo para empezar cuanto antes.

Medidas de ahorro energético en el hogar

El primer lugar donde podemos empezar a reducir el consumo energético es en nuestro hogar. Actos diarios en los que habitualmente no nos fijamos pueden conseguir un importante ahorro en nuestra factura y al mismo tiempo contribuir a la salud del medio ambiente.

Practicar un consumo responsable está al alcance de nuestras manos y para ello podemos efectuar una serie de simples acciones. También podemos recurrir a soluciones de autoconsumo fotovoltaico para viviendas. Veamos a continuación algunas de las más efectivas para reducir nuestra factura energética:

  • Adquirir electrodomésticos con una óptima calificación energética. Para ello deberemos fijarnos en su etiqueta energética, siendo los más eficientes energéticamente hablando y por lo tanto los que menos consumen los de etiqueta A o B y los menos eficientes o que más consumen los de etiqueta F y G.
  • Apagar las luces cuando no estemos en las habitaciones. El gasto en iluminación de una casa representa el 20% del total de la factura.
  • Tener un buen aislamiento en el hogar en puertas y ventanas. Un aislamiento correcto conlleva un ahorro energético de hasta el 30% de la factura.
  • Utilizar bombillas de bajo consumo LED. Duran hasta 30 veces más y ahorran un 80% de luz.
  • Descongelar la nevera de vez en cuando, ya que cuando las paredes se cubren de escarcha, el motor necesita trabajar más y por lo tanto hace que aumente su consumo.
  • Apagar el ordenador o televisión cuando no se estén usando, ya que también consumen aunque estén en modo stand-by.
  • En invierno hay que abrir las persianas y cortinas cuando haya sol y deberemos bajar las persianas durante la noche. En verano, hay que hacer justo lo contrario, bajar las persianas durante las horas de más sol y subirlas y ventilar cuando el sol se vaya.
  • Mantener una temperatura saludable y estable en torno a los 25 grados en verano y a los 21 grados en invierno.
  • Ajustar la temperatura del frigorífico a la época del año en la que nos encontremos. En verano hay que bajarla y en invierno subirla.
  • No encender lavadora, secadora o lavavajillas hasta que no estén llenos.
  • Al utilizar la lavadora usar programas cortos, reducir la temperatura a 30 grados y el centrifugado a no más de 800 revoluciones.
  • Utilizar una caldera de condensación o de baja temperatura ahorra hasta un 25%.
  • No dejar los grifos abiertos si no estamos usando el agua, como al ducharnos o al lavarnos los dientes.
  • Siempre ducharse mejor que bañarse.
  • Si tenemos plantas o jardín regar por la noche para que el agua tarde menos en evaporarse.

En el coche

Por cada litro de gasolina se emiten 2,35 kg de CO2 a la atmósfera. Además de en el hogar, en nuestro coche también podemos llevar a cabo una serie de fáciles acciones que nos permitan ahorrar combustible y de esta forma reducir las emisiones a la atmósfera:

  • Intentar no coger el coche a no ser que sea estrictamente necesario, utilizando el transporte público en la medida de lo posible. También, y si la distancia no es muy larga, podemos ir andando o utilizar la bicicleta.
  • Si estamos parados hay que apagar el motor, aunque sea por poco tiempo.
  • Una conducción suave sin frenazos ni acelerones consigue que lleguemos a ahorrar hasta un 15% en combustible.
  • No encender el climatizador si no es necesario ya que consume un 25% adicional de combustible.

En la oficina

En el trabajo también podemos llevar a cabo fáciles acciones diarias que nos permitirán ahorrar energía en la oficina, muchas de ellas muy similares a las que podemos realizar en casa, como por ejemplo utilizar bombillas de bajo consumo. Pero hay otras acciones específicas que no debemos dejar pasar por alto. Veamos a continuación algunas de ellas:

  • El empresario deberá conocer exactamente el perfil de consumo de su negocio para poder optimizar la potencia en función de la curva de consumo,  es decir, examinar las facturas pasadas para ver en qué horas se consume más, cuáles son los aparatos que más consumen, etc. Pudiendo también recurrir a soluciones de autoconsumo fotovoltaico para empresas.
  • Realizar un buen mantenimiento de los equipos de oficina. Para ello deberemos detectar qué equipos son los que más gastan y llevar a cabo un mantenimiento periódico de estos para reducir su consumo o incluso plantearse su cambio por otros que consuman menos.
  • Tener siempre el termostato de la calefacción a una temperatura adecuada y estable durante todo el año. Hay que intentar no tener demasiado frio en verano ni demasiado calor en invierno. En verano se recomienda que la temperatura se encuentre entre 24 y 26 grados y en invierno entre 20 y 21 grados.
  • Promover entre los empleados una cultura de empresa de consumo responsable. Establecer unas pautas de comportamiento de ahorro energético es indispensable, como por ejemplo apagar los equipos y las luces al salir, no desperdiciar papel, etc.
  • Digitalizar documentos para utilizar cada vez menos papel. Para ello es muy útil la herramienta de la nube.
  • El teletrabajo. Una muy interesante forma de ahorrar energía y que a la vez aumenta la productividad y satisfacción de los trabajadores.

Como hemos podido ver, existen múltiples formas de ahorrar energía allá donde nos encontremos, es cuestión de comenzar a aplicarlas y llevar a cabo un cambio en nuestra mentalidad y forma de comportarnos que ayude tanto al medio ambiente como a nuestra economía.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.