Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Ahorro

   |   

1 agosto 2023

10 consejos prácticos para ahorrar energía durante el verano

eficiencia energetica en verano

A medida que el verano avanza y, con él, las temperaturas se mantienen en máximos valores, el desafío de mantener nuestras casas frescas sin disparar el consumo de energía se convierte en una prioridad. No solo se trata de un ejercicio de responsabilidad ambiental, sino también de una forma inteligente de ahorrar en nuestras facturas de luz

Ahorrar energía en los meses más calurosos es, más que una buena práctica; una necesidad. Y, aunque puede parecer todo un reto, si cuentas con la información necesaria podrás hacer con pocos esfuerzos. 

En POWEN, queremos ayudarte, por eso en este artículo te ofrecemos 10 consejos prácticos que no solo te permitirán disfrutar de un hogar fresco y cómodo durante el verano, sino también hacerlo de manera consciente y económica. 

Beneficios de ahorrar energía en verano 

El verano nos lleva a menudo a depender en exceso de equipos de refrigeración como el aire acondicionado, generando un impacto considerable tanto en nuestro bolsillo como en el medio ambiente. Pero, ¿sabías que ahorrar energía en esta estación del año trae consigo una serie de beneficios invaluables? Entre ellos destacamos: 

  • Una reducción del impacto ambiental: Al consumir menos energía, disminuimos nuestra huella de carbono, lo que significa menos gases de efecto invernadero y un medio ambiente más saludable. 
  • Mejora de la economía del hogar. Al reducir el consumo energético, nuestra factura mensual se verá considerablemente reducida. Esto se traduce en un alivio financiero que nos permite destinar ese dinero a otros gastos o actividades. 
  • Al ahorrar energía, reducimos la carga sobre la red eléctrica, especialmente en picos de demanda. Esto no solo disminuye las probabilidades de cortes de suministro, sino que también alarga la vida útil de nuestros electrodomésticos
  • La transición hacia prácticas más eficientes suele estar acompañada de atractivas oportunidades. Por ejemplo, durante el mes de octubre en POWEN al contratar tu instalación te ofrecemos la posibilidad de no tener que pagar tu factura de luz hasta 2024. Una propuesta ideal para quienes desean combinar sostenibilidad y ahorro de forma inmediata. 
  • Ahorrar energía a menudo va de la mano con la inversión en fuentes renovables. Al optar por soluciones más verdes, promovemos un cambio hacia un sistema energético más limpio y sostenible

Aunque son pequeñas cosas, no debemos subestimar el poder que tienen nuestros hábitos diarios en el consumo energético. Adopta prácticas inteligentes y, si tienes la posibilidad, considera las oportunidades disponibles en el mercado para maximizar tus ahorros. Después de todo, actuar hoy podría traer beneficios que se extienden mucho más allá de la temporada estival. 

Consejos para ahorrar energía en verano 

Como ya decíamos anteriormente, el verano es una época en la que en gran parte de nuestro país se experimentan aumentos en las facturas de electricidad debido al uso intensivo de determinados electrodomésticos. Sin embargo, son muchas las estrategias que podemos implementar en nuestro día a día para mantener nuestras viviendas frescas sin disparar los costes. 

1. Mantén tus aparatos de aire acondicionado limpios y en buen estado 

El mantenimiento regular de los aires acondicionados puede incrementar su eficiencia y vida útil. Un filtro sucio puede reducir la eficiencia del equipo hasta en un 15%. Asegúrate de limpiar o reemplazar los filtros regularmente y considera una revisión anual para garantizar su buen funcionamiento. 

2. Establece temperaturas de refrigeración moderadas 

Cada grado que disminuyes en el termostato implica un incremento en el consumo de energía. En lugar de establecer una temperatura muy baja, ajusta el termostato a una temperatura confortable, alrededor de 24-26°C, para equilibrar confort y eficiencia; y, así, evitar picos de consumo. 

3. Aprovecha la ventilación natural 

Durante las horas más frescas del día, como las primeras horas de la mañana o al caer el sol, abre puertas y ventanas para permitir que el aire circule y refresque tu hogar. Esto puede ayudar a disminuir la necesidad de utilizar el aire acondicionado constantemente. Además, favorecer la corriente natural del aire puede ser beneficioso para renovar el ambiente interno y reducir la humedad. 

4. Usa cortinas y persianas 

El sol puede aumentar significativamente la temperatura interior de tu hogar. Al cerrar cortinas y persianas durante las horas más calurosas, bloquearán la entrada de rayos solares, reduciendo la necesidad de refrigeración. 

5. Considera la inversión en paneles solares 

El verano es el momento óptimo para aprovechar la energía del sol. Invertir en un sistema de paneles solares no solo te permite generar tu propia energía, reduciendo los costes a largo plazo, sino que también contribuyes activamente a reducir tu huella de carbono. El autoconsumo solar es una tendencia en auge que combina ahorro y sostenibilidad, convirtiendo a los hogares en entidades más autónomas y ecológicas. 

6. Usa electrodomésticos en horas de menor calor 

Los electrodomésticos, como la lavadora, el lavavajillas o el horno, generan calor cuando están en funcionamiento. Usarlos durante las primeras horas de la mañana o a última hora del día puede ayudar a mantener fresca tu vivienda ya que al calor exterior no se sumará el que generan los propios electrodomésticos. 

7. Opta por electrodomésticos de alta eficiencia energética 

Al comprar nuevos electrodomésticos, elige aquellos con etiquetas de alta eficiencia energética. Consumen menos energía, lo que se traduce en ahorros significativos en tu factura. 

8. Instala ventiladores de techo para una mejor circulación del aire 

Los ventiladores de techo ayudan a generar corrientes de aire y, por tanto, hacer que una habitación parezca más fresca incluso cuando la temperatura es más alta. 

9. Aísla tu vivienda correctamente 

Un buen aislamiento impide que el calor entre en tu hogar durante el verano y mantiene el aire fresco en el interior. Esto reduce la carga sobre tus sistemas de refrigeración y ayuda a mantener una temperatura confortable. 

10. Evita el consumo silencioso 

Por último, aunque parezca sorprendente, muchos dispositivos y electrodomésticos continúan consumiendo energía incluso cuando están apagados, pero conectados. Es lo que conocemos como ‘consumo fantasma’. Desconectar los cargadores, televisores y otros aparatos cuando no están en uso puede representar un ahorro significativo a lo largo del tiempo. 

Cada verano, enfrentamos el reto de mantenernos frescos sin sacrificar demasiado nuestro bolsillo o el bienestar del planeta. Y aunque puede parecer difícil, la realidad es que con pequeñas acciones, podemos marcar una gran diferencia. Estos consejos no solo son una herramienta para proteger tu economía personal, sino también una invitación a cuidar el planeta. Porque cada vez que decidimos ahorrar energía, no solo estamos pensando en el ahorro económico inmediato, sino también en el futuro de las próximas generaciones. Este verano, toma decisiones conscientes y sé parte de la solución. 

¡Compártelo!

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.