Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Colectivo

   |   

20 julio 2022

¿Cuáles son los beneficios del autoconsumo colectivo?

Jaime Mateo

Escrito por:

Jaime Mateo

Responsable de Producto

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Beneficios del autoconsumo colectivo

La proliferación de las instalaciones fotovoltaicas en nuestro país es una tendencia con un atractivo recorrido a medio y largo plazo. Cada vez más hogares e industrias apuestan por la energía solar como respuesta a la necesidad de independencia de las empresas energéticas. La colonización de terrazas y azoteas por parte de las instalaciones compartidas está cambiando la silueta de las ciudades, al menos a vista de pájaro.

La escalada de precios de la electricidad en los últimos años y la mayor conciencia social en términos de sostenibilidad y ahorro junto con un apoyo administrativo han contribuido a ese crecimiento en el sector. Un mercado donde a la creciente confianza de los consumidores se añaden avances tecnológicos que consolidan la tendencia, abaratando costes e incrementando la rentabilidad.

Entre las principales novedades de los últimos tiempos el denominado autoconsumo colectivo es una de las opciones más interesantes para los consumidores.

Repaso al concepto de autoconsumo colectivo: requisitos y modalidades

Ya hemos mencionado en otras ocasiones qué se entiende por autoconsumo colectivo o compartido, pero no está de más recordarlo aquí. El Real Decreto 244/2019 de 5 de abril, define el autoconsumo colectivo como aquel que se produce cuando un grupo de consumidores se alimenta, de forma previamente acordada, de energía eléctrica que proviene de instalaciones de producción, generalmente fotovoltaicas, próximas al lugar en que se consumen y asociadas al mismo.

Existen una serie de requisitos de obligado cumplimiento para poder participar en una instalación de autoconsumo colectivo como la necesidad de que todos los participantes estén conectados al mismo centro de transformación y el hecho de que la distribución de energía sea en baja tensión. Además, la distancia entre la planta y cada usuario no debe exceder los 500 metros.

El Real Decreto 244/2019 también define distintas modalidades de autoconsumo colectivo en función de si se generan o no excedentes y si éstos se acogen a compensación. La instalación de una red interior para conectar a los usuarios también delimita las opciones de la instalación.

¿Es realmente tan ventajoso el autoconsumo colectivo como para plantearlo en la próxima reunión de vecinos? ¿Es viable una instalación de este tipo en un polígono industrial?

Vamos a intentar resolver estas y otras cuestiones en el siguiente artículo. Aunque el título del mismo ya nos da alguna pista acerca de la rentabilidad de esta modalidad de instalaciones fotovoltaicas. Son múltiples los beneficios que el autoconsumo colectivo está ofreciendo a la sociedad. Analicemos algunos de ellos:

Más accesible para los usuarios

El primer beneficio del autoconsumo colectivo es puramente económico y se refuerza por el hecho de que una instalación colectiva cuesta menos que la suma de varias instalaciones individuales. Por lo tanto, el desembolso inicial es menor, y ya nace la instalación con una sensación más clara de ahorro respecto a otras modalidades. Una instalación compartida es más rentable por lo que hay que aprovechar el amparo normativo que permite este tipo de instalaciones.

Amortización más rápida

La principal consecuencia del punto anterior es el hecho de que el periodo de amortización del desembolso inicial disminuye. El famoso ROI o retorno de la inversión se acorta gracias a los últimos avances tecnológicos y al hecho de que las instalaciones sean cada vez económicas y eficientes.

Una instalación mejor y más eficiente

Las instalaciones colectivas permiten más opciones para la elección de la superficie idónea de los paneles. Las posibilidades de superficie y orientación que ofrece una comunidad frente a un único propietario se multiplican por lo que se optimizará la producción fotovoltaica. Una instalación colectiva será mayor y más eficiente que la suma de las instalaciones individuales de los usuarios.

Accesibilidad y facilidad para instalar y mantenimiento

En el caso de las viviendas en altura es claro el beneficio para los usuarios de los pisos más bajos ya que de otra forma tienen casi imposible la instalación. Las plantas colectivas se ubicarán normalmente en la azotea, tejado o en una zona común. Respecto a las instalaciones industriales esta opción permite elegir el techado idóneo independientemente de quién pertenezca, buscando el mayor beneficio común.

Más gente cuidando del planeta

Cuando miramos una instalación de autoconsumo colectivo en términos de sostenibilidad y medioambiente debemos resaltar el hecho de que este tipo de iniciativas provoca un interesante efecto. Si una mayoría de la comunidad promueve el autoabastecimiento energético estará arrastrando a los usuarios más recelosos o indecisos, logrando un mayor beneficio ecológico para todos.

En el caso de las empresas, hay que destacar la importancia de la denominada Responsabilidad Social Corporativa (RSC) y su incidencia en los patrones de consumo o en el valor de la percepción de los consumidores y usuarios.

Más valor para los inmuebles conectados

Una instalación de este tipo en una comunidad revaloriza el precio de los inmuebles conectados. Ya sean pisos o naves industriales, está claro que un edificio o nave sostenible no solo está más valorado socialmente, sino que el precio de mercado se verá incrementado por este hecho.

Ahorro común de energía

Otro de los beneficios de las instalaciones de autoconsumo colectivo es el hecho de que los elementos comunes se incorporen a la instalación: ascensor, luces escaleras, iluminación del portal…etc. Con una instalación de autoconsumo colectiva esos consumos por pequeños que sean desaparecen. Y con ellos su pago.

Acceso a ayudas y subvenciones

Existen importantes ayudas para las instalaciones de autoconsumo colectivo. Dichas ayudas se tramitan a nivel de municipio y comunidad. En POWEN nos encargamos de todo para que tú solo te preocupes de ahorrar con tu instalación. Gestionamos la presentación de ayudas NEXT GENERATION y las bonificaciones de IBI.

Desde el año pasado y hasta el 31 de diciembre de 2023 existe la posibilidad de solicitar ayudas provenientes de la Comunidad Europea para la instalación de placas solares que fomenten el autoconsumo. Las CCAA son las encargadas de gestionar estas ayudas. Los programas apoyan el autoconsumo, el almacenamiento y la climatización renovable.

Estas ayudas son válidas tanto para el sector industrial o empresarial como para el residencial. Las ayudas se organizan en distintos programas en función del tipo de solicitante. Son un gran incentivo que se añade a todos los beneficios enumerados en este artículo.

Una oportunidad que no hay que dejar escapar

Dentro de todas las posibilidades que ofrece la energía solar, las instalaciones de autoconsumo colectivo ofrecen innumerables ventajas como hemos podido comprobar. Son una solución óptima para edificios de viviendas, zonas residenciales, parques empresariales, polígonos industriales o bloques de oficinas/empresas.

Hay una modalidad de autoconsumo colectivo especialmente indicada para cada situación, por lo que es el momento de empezar a pensar en beneficiarte de este tipo de instalaciones para tu casa u oficina. Consulta con los especialistas de POWEN todas las posibilidades que la energía solar te ofrece y empieza a consumir energía renovable ¡desde ya!

¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.