Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Ahorro

   |   

14 octubre 2021
Ahora puedes calentar la piscina con placas solares
Tiempo estimado de lectura: 4 minutos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
calentar piscina con placas solares

Ahora ya puedes calentar el agua de la piscina con placas solares y de esta forma poder disfrutar de una piscina climatizada durante todo el año y no solo en los meses de verano. Esto se consigue gracias a la instalación de un sistema de captadores solares que nos permiten obtener un beneficio doble: el agua tendrá siempre una temperatura agradable para el baño y el uso de la piscina al aire libre podrá extenderse a lo largo del año.

Para calentar una piscina utilizando la energía procedente del sol, debemos tener instalados captadores o colectores o paneles solares térmicos, los cuales capturan el calor del sol y lo transmiten al agua de nuestra piscina.

Los paneles solares se clasifican en función de los principales usos que les demos: generar electricidad, calentar agua o para ambas cosas. En función de su finalidad los principales tipos de placas solares que encontramos en el mercado son:

  • Placas solares fotovoltaicas.
  • Placas solares térmicas.
  • Placas solares híbridas: Fotovoltaica + térmica.

La principal diferencia entre ellas es que la energía solar fotovoltaica convierte la energía del sol en energía eléctrica de manera directa, mientras que la energía solar térmica utiliza la energía del sol en forma de calor para calentar agua o sus circuitos.

Qué es y cómo funciona un panel solar térmico

Un captador solar térmico o colector solar térmico o panel solar térmico, es un dispositivo que permite aprovechar la energía termosolar, es decir, sirve para captar la energía solar térmica a través de la radiación del sol y de esta forma calentar el agua. El agua caliente puede ser utilizada por ejemplo, para calentar piscinas, para el agua del baño o ducha o como sistema de calefacción por el agua conducida por tuberías capaces de calentar las estancias que atraviesan.

Hay que señalar que la energía solar térmica también puede ser usada para generar electricidad. Esto se lleva a cabo en las centrales termosolares que calientan el agua y generan un vapor capaz de mover una turbina que sirve para producir energía eléctrica.

Mediante el uso de captadores solares térmicos podemos tener agua caliente y calefacción de una manera limpia y respetuosa con el medioambiente.

Un panel o captador solar térmico está formado por diversos elementos:

  • Las cubiertas o placas térmicas. Suelen ser de vidrio o de plásticos especiales. Al incidir el sol en ellas captan toda la energía posible, minimizando las pérdidas a causa de la convección.
  • El canal de aire. Puede estar vacío o no y se encarga de separar la cubierta del absorbedor. El grosor de este canal varía en función de las pérdidas por convección y las temperaturas demasiado elevadas que pueden darse si es demasiado estrecho.
  • El absorbedor. Encargado de absorber la energía solar y transmitirla al fluido en el que se almacena ese calor. Es esencial que tenga gran capacidad de absorción y una emisión térmica reducida, para ello se usa una mezcla de varios materiales como cobre o aluminio, con tratamientos de óxido de titanio.
  • El acumulador. Está formado por un tanque donde se almacena agua caliente, es decir, la energía térmica recolectada, de modo que pueda usarse siempre que se precise, incluso en las horas en las que no hay sol.
  • Conductos, circuitos, capas aislantes y otros elementos. Mediante el sistema de tubos se puede transportar el fluido de la instalación y los elementos aislantes para evitar pérdidas de energía. Los circuitos principales y secundarios permiten su funcionamiento adecuado.

Cuántas placas solares térmicas necesito para calentar una piscina

El número de paneles solares térmicos que se necesitan para calentar una piscina y el espacio necesario para su instalación dependen de la superficie expuesta al aire de la piscina, de su volumen, y del área geográfica donde se esté ubicada. Además de esto también habrá que tener en cuenta otros factores como:

  • La radiación solar de la zona geográfica.
  • Las temperaturas medias de la región.
  • Si se trata de una zona ventosa o protegida del viento.
  • La temperatura que deseamos tener en el agua de la piscina así como el periodo del año que queremos utilizarla.
  • Las dimensiones y profundidad de la piscina.
  • Si la piscina se cubre con una manta térmica por la noche o no.

En general, la superficie de los colectores solares térmicos suele ocupar entre el 50% y el 100% de la superficie de la piscina, siendo mayor cuanto más fría o nubosa sea la zona.

En la mitad norte de España, la superficie ocupada por los paneles solares deberá ser de un 75% de la superficie de pérdida de agua de la piscina (7,5 m² de paneles por cada 10 m² de superficie de piscina) y en la mitad sur de un 50% (5 m² de paneles por cada 10 m² de superficie de piscina).

Beneficios de calentar la piscina con placas solares

Veamos a continuación cuáles son las ventajas más significativas que aporta la utilización de la energía solar para calentar el agua de nuestra piscina:

  • El sol es una fuente inagotable de energía.
  • La energía solar térmica es una energía limpia, que cuida el medio ambiente, no contamina y que permite calentar el agua de una piscina de forma totalmente sostenible y eficiente.
  • Ayuda a que podamos ahorrar una importante cantidad de dinero a fin de mes.
  • Es ideal para piscinas de casas ubicadas en zonas aisladas.
  • Son instalaciones de fácil mantenimiento.
  • Solo hay que hacer una inversión inicial, pudiéndose amortizar aproximadamente a los 5 años de su instalación.
  • Reduce el consumo energético ya que el gasto en agua caliente se reducirá de manera considerable.
  • Reduce nuestra huella de carbono. Al utilizar energía solar en lugar de carbones fósiles se reduce la cantidad de dióxido de carbono emitido a la atmósfera.
  • Ayudas y subvenciones. En función del lugar en el que se situé la vivienda podremos conseguir diferentes ayudas y subvenciones de las administraciones públicas.

El sol es una fuente de energía inagotable y no contaminante, un sistema eficaz, económico y sostenible ideal para calentar el agua de una piscina. La energía solar se presenta como una alternativa atrayente y cada vez más demandada por los consumidores, que verán cómo su gasto mensual disminuye a la vez que cuidan el medio ambiente.

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.