Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Colectivo

   |   

14 septiembre 2022

Funcionamiento de una instalación compartida

Jaime Mateo
Jaime Mateo

Responsable de Producto

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp
Funcionamiento de una instalación de autoconsumo compartido

Llevar a cabo una instalación fotovoltaica de autoconsumo residencial o industrial es una opción óptima para ahorrar en nuestra factura mensual de la luz, entre otros muchos beneficios. Pero puede darse el caso de que no queramos o podamos asumir nosotros solos la inversión inicial en paneles solares o que el tipo de inmueble en el que vivamos o trabajemos no permita una instalación individual para nosotros solos. Es en estos casos cuando el autoconsumo compartido o colectivo es una excelente opción.

Mediante una instalación fotovoltaica compartida varios usuarios comparten una misma instalación de paneles solares. Este tipo de instalaciones fueron reguladas en el Real Decreto Ley 244/2019: “Se dice que un sujeto consumidor participa en un autoconsumo colectivo cuando pertenece a un grupo de varios consumidores que se alimentan, de forma acordada, de energía eléctrica que proviene de instalaciones de producción próximas a las de consumo y asociadas a los mismos.”

Gracias al autoconsumo compartido para comunidades de vecinos o de empresarios (un polígono industrial, una comunidad de regantes, etc.) pueden compartir la inversión y los beneficios de una instalación común y de esta forma apoyar la transición energética hacia un modelo colaborativo y descentralizado.

Cómo funciona una instalación de autoconsumo compartido, pasos a seguir

La instalación de placas solares en una instalación de autoconsumo compartido es muy similar a la que se llevaría a cabo en una vivienda unifamiliar, con la única diferencia de que en este caso se necesita un mayor espacio para poder tener generación energética solar suficiente para todos los integrantes de la comunidad.

El proceso para llevar a cabo una instalación de autoconsumo compartido está formado por una serie de pasos que comienzan con la firma de un acuerdo para el reparto de la energía entre los participantes.

Una vez que tengamos instaladas las placas solares para el autoconsumo compartido, el funcionamiento de esta modalidad constará de los siguientes pasos:

  • Primer paso. Las placas solares de la instalación compartida transforman la energía del sol en energía eléctrica para abastecer de ésta a las viviendas o empresas.
  • Segundo paso. El inversor transforma la energía para que ésta pueda ser utilizada por los miembros participantes de la comunidad.
  • Tercer paso. La instalación ofrece un contador que mide la energía generada en cada momento.
  • Cuarto paso. La energía generada se reparte entre todos los asociados en proporción al porcentaje de participación de cada uno de ellos, aunque no se encuentren ubicados en el mismo lugar físico.
  • Quinto paso. En base a la generación medida y al consumo de los asociados en cada momento, se descuenta en su factura la energía que le corresponda según su coeficiente de participación.
  • Sexto paso. En el caso de que la energía no sea suficiente para abastecer las necesidades de los miembros de la comunidad, los asociados consumirán la energía procedente de la red eléctrica.

¿Cómo se conectan los sistemas del autoconsumo colectivo de estas instalaciones?

Como hemos mencionado en el punto 4 a la hora de conectarse entre sí los participantes de la instalación colectiva habría dos modalidades:

  • Las comunidades de propietarios se conectan directamente a través de una red interior. El sistema de producción se conectará a dicha red interior de los consumidores asociados a través de líneas directas. Los consumidores pueden contabilizar la energía que se reparte a cada uno o dejar simplemente que fluya la energía en la red de cada uno.
  • Las empresas o viviendas separadas dentro de un mismo recinto se conectarán a través de la red pública. En este caso el sistema de producción estará conectado directamente a la red de distribución próxima de los participantes en la instalación colectiva. La red deberá ser de baja tensión y tendrá un contador bidireccional para registrar consumos y producción. A través de la red pública, distribuidoras y comercializadoras compensan a los participantes en la instalación en función de la cuota de reparto establecida entre ellos.

En POWEN te asesoran para que puedas obtener el máximo ahorro y la máxima rentabilidad de tu instalación fotovoltaica de autoconsumo compartido, dimensionando de forma eficiente los sistemas según las necesidades de tu vivienda o empresa.

¿Quieres recibir nuestra Guía de Autoconsumo Colectivo?

El Autoconsumo Colectivo es una revolución en el modelo energético en España. Gracias a él, las personas que viven en edificios y comunidades de vecinos, y que no tienen un tejado individual, pueden beneficiarse del autoconsumo creando energía propia con paneles solares. Si quieres saber más y ahorrar en tu factura de la luz y de la de tu comunidad, consigue gratis nuestra Guía de Autoconsumo Colectivo.

¡Compártelo!

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en email
Compartir en whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Explorar temas

Abrir chat
A través del uso de este chat KISHOA, S.L. tratará sus datos con la finalidad de contestar a sus consultas, dudas o reclamaciones. Puede ejercer sus derechos de acceso, rectificación, supresión, portabilidad, limitación y oposición, como le informamos en nuestra Política de Privacidad y Aviso Legal.