Llámanos gratis

     
energia 100 verde
Ahorro

   |   

17 marzo 2021
Rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico compartido
Tiempo estimado de lectura: 2 minutos
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp
autoconsumo compartido colaborativo

El autoconsumo fotovoltaico compartido o colectivo, aprobado en España por el gobierno en el Real Decreto 244/2019, es el que permite compartir instalaciones de placas solares con otros autoconsumidores, tanto a nivel residencial como industrial. 

La razón primera por la que un usuario decide inclinarse por el autoconsumo compartido es porque o bien le es imposible asumir él solo la inversión inicial en placas solares o bien porque el tipo de inmueble en el que vive o trabaja no permite una instalación para él solo.  

El autoconsumo compartido reporta múltiples beneficios para los consumidores, siendo una opción muy interesante para muchos colectivos, como comunidades de propietarios, empresas situadas en un mismo edificio de oficinas, polígonos industriales, zonas residenciales, etc. 

Autoconsumo fotovoltaico compartido y clases existentes 

El autoconsumo fotovoltaico compartido consiste en que varios usuarios compartan una misma instalación de paneles solares para proveerse de energía eléctrica. De esta forma  comunidades de vecinos o de empresarios pueden compartir la inversión y los beneficios de una instalación solar común. Esto supone la transición hacia un modelo energético colaborativo y descentralizado

Existen varias clases de autoconsumo compartido

  • Autoconsumo compartido sin excedentes: Los consumidores se asocian para compartir una instalación que tiene un sistema que impide el vertido de la energía sobrante que hayan producido a la red.  
  • Autoconsumo compartido con excedentes no acogido a compensación: Los excedentes de energía no consumidos se venden al mercado eléctrico.  
  • Autoconsumo compartido con o sin excedentes acogido a compensación: Los consumidores pueden recibir una compensación económica por los excedentes que transfieran a la red eléctrica. Cada usuario será compensado con un descuento en la factura por la comercializadora con la que tenga contratado el suministro. 

Rentabilidad del autoconsumo fotovoltaico compartido 

El autoconsumo compartido es muy rentable y ofrece una serie de ventajas para todos los usuarios que participan de él:  

  • Disminución de la inversión: Una instalación de placas solares es mucho más económica si el coste se reparte entre varios consumidores.  
  • Amortización de la instalación muy rápida: El usuario, al realizar una menor inversión inicial, conseguirá que la instalación se amortice en un periodo menor de tiempo. 
  • Más espacio para la puesta en marcha de la instalación: Normalmente al compartir instalación se dispone también de una mayor superficie para instalar las placas solares en espacios comunes. Las cubiertas de edificios son la mejor opción para el autoconsumo compartido. 
  • Energía limpia: Contribuimos a cuidar el medio ambiente y reducir las emisiones contaminantes junto con el resto de autoconsumidores.  
  • Subvenciones: Las instalaciones de autoconsumo compartido pueden recibir subvenciones.  

Requisitos de acceso

Para acogernos al sistema de autoconsumo compartido con paneles solares, es necesario cumplir una serie de requisitos

  • Los autoconsumidores deben estar conectados al mismo centro de transformación y la distribución de energía tiene que ser en Baja Tensión. 
  • Debe existir una distancia máxima de 500 metros entre la planta fotovoltaica y cada uno de los autoconsumidores
  • La producción del sistema fotovoltaico y los autoconsumidores deben estar registrados con la misma referencia catastral
  • La titularidad de la instalación pertenece al productor, el cual será el que formalice la venta de los excedentes energéticos en el caso de que el grupo de consumidores se haya decantado por esta opción. El productor asociado es el que se encuentra inscrito como tal en el Registro Administrativo de Instalaciones de Energía Eléctrica (RAIPRE). 

Funcionamiento de una instalación de estas características

En primer lugar y para compartir la energía de una instalación, los usuarios tienen que firmar un acuerdo que especifique el reparto de la energía y cumplir con todos los requisitos que hemos citado anteriormente para poder llevar a cabo la instalación. Es importante saber que todos los consumidores deberán pertenecer a la misma modalidad de autoconsumo (sin excedentes, acogida a compensación o no acogida). 

En el caso de que se incorporara un nuevo participante a la instalación de autoconsumo, o alguno de los participantes actuales se diera de baja, se deberá comunicar y entregar un nuevo acuerdo de reparto. 

Una vez realizados los trámites administrativos, se instalan las placas solares en la zona común que hayan seleccionado los asociados, que suele ser el tejado o la cubierta. La instalación producirá energía para la comunidad en función del acuerdo que se haya establecido en el contrato. 

Todos los usuarios tendrán acceso a sus contadores bidireccionales para de esta forma medir la energía producida y saber cuál será la cuantía de la compensación económica que les corresponde en el caso de haberse acogido a la modalidad de autoconsumo con excedentes acogido a compensación. 

¡Compártelo!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email
Share on whatsapp

¿Te ha inspirado este contenido?

Cargando ideas…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Explorar temas

Main
WhatsApp